El pavimento es la opción perfecta para exteriores, no sólo por su durabilidad, sino por su versatilidad y opciones de acabados. El pavimento para exteriores incluye características de seguridad que previenen caídas y resbalones, aún en las condiciones climáticas más extremas. De hecho, hay pavimento exterior antideslizante y antihielo. Vamos a aprender un poco más sobre estas particularidades, para que puedas escoger el que mejor se adapte a tus necesidades.

Tipos de pavimento exterior antideslizante

El pavimento exterior antideslizante puede clasificarse según el índice de resbalabilidad y antideslizamiento. Para obtener esta clasificación se hacen pruebas especiales, como la norma alemana DIN 51130, por ejemplo. Desde esta perspectiva tenemos pavimentos clasificados como:

C1: se instala en interiores, done no hay mucha probabilidad de humedad y pendiente inferior al 6%

C2: se coloca en interiores propensos a la humedad, como terrazas, vestuarios, baños, cocinas, etc. o en zonas secas con mayor pendiente.

C3:  Ideal para exteriores con propensión a la humedad, piscinas, duchas, patios, entre otros o zonas interiores como terrazas con pendientes mayores al 6%.

Materiales de pavimento exterior antideslizante

Antes de escoger un pavimento exterior, es importante tener en cuenta el propósito del espacio: ¿Es una terraza? ¿Una zona de alto tránsito? ¿Piscina?. A partir de allí puedes determinar el tipo de pavimento exterior y el material que te conviene. Asimismo, presta atención a las condiciones climáticas de la zona, pues hay materiales que requieren atención especial o sencillamente no se pueden emplear en condiciones extremas.

Algunos de los materiales más populares para hacer los suelos de exteriores son:

Cerámicos: tiene distintos acabados y aspectos; por ejemplo, suelo de barro; que son baldosas terraza exterior populares, más rústico pero muy resistente aunque propenso a mancharse. El gres porcelánico, duradero y resistente, con mucho colores y acabados;  y normal. El normal se considera un pavimento exterior barato, aunque este puede verse afectado por condiciones climáticas extremas.

– Piedra natural: la piedra natural pavimento exterior es de fácil mantenimiento y muy duradero. Puede venir en forma de lajas, que resisten too tipo de climas y es perfecto para zonas donde hay grandes heladas. El granito no es un pavimento exterior económico, pero es muy estético y resistente al calor. La pizarra se usa más en tejados, pero es perfecta para pavimentos. Queda muy guapa, además es muy resistente.

– Hormigón: este material es ideal para hogares de estilo minimalista o moderno. El hormigón pulido es resistente, fácil de instalar y mantener. Puede pedirse en distintos colores y acabados.