Los calcetines antideslizantes son mucho más que una elección de estilo o moda, pues están diseñados para ser usados en actividades en las que se requiere movimiento pero se desea evitar caídas y accidentes. Tan cómodos y suaves como los calcetines de siempre, estas prenda se diferencian por tener un patrón en relieve en la suela que ofrece más agarre y evitan resbalones.

¿Quienes necesitan calcetines antideslizantes?

En cierta medida podríamos afirmar que los calcetines antideslizantes son prendas que aumentan la seguridad pues reducen el riesgo de caídas. Por esta razón tienen un rango de uso bastante amplio, pues son ideales para personas de la tercera edad, niños pequeños y bebés que aprenden a caminar, pacientes de hospital y hasta personas que practican yoga.

Los calcetines antideslizantes también son usados en actividades que requieren estar descalzos pero que se requiere agarre y equilibrio. Por ejemplo, en clases de danza, yoga, pilates y otras. Asimismo, cualquier individuo que desee poder moverse con comodidad sin riesgos en superficies resbalosas y suelos muy pulidos, puede aprovechar las ventajas de estos calcetines.

Tipos de calcetines antideslizantes

Puedes conseguir calcetines de todas las tallas y estilos, desde calcetines tobilleros hasta calcetines antideslizantes diseñados para ducharse. Todos están elaborados en los mismos materiales que los calcetines de siempre, así que podrás encontrar unos más gruesos para el invierno o unos más frescos para el verano, lo que te permitirá mantener la protección y seguridad sin importar el clima.

Para actividades como danza y yoga, puedes encontrar calcetines pikis o invisibles, que puedes usar con comodidad sin que el exceso de tela moleste o interfiera con los movimientos. En el mercado es posible toparse con calcetines antideslizantes diseñados para andar por casa, gruesos y cómodos, así que podrás caminar con total tranquilidad, con el soporte y aislamiento necesario.

Ventajas de tener calcetines antideslizantes

– Hacen posible caminar por prácticamente cualquier superficie sin riesgo a caídas y resbalones.

– Los calcetines aíslan del frío del suelo, son cómodos y prácticos.

– Evitan que adultos mayores y pacientes hospitalizados tengan que ponerse zapatos o pantuflas para levantarse brevemente para ir al baño, por ejemplo.

– Ofrecen mejor control, agarre, seguridad y comodidad que las pantuflas de toda la vida. Una persona puede enganchar la pantufla, dejarla caer o enredarse y esto ocasiona caídas.

– Los bebés pueden aprender a caminar con calcetines antideslizantes bebé. Tienen mejor agarre y control, porque sienten el suelo con sus piecitos, pero están protegidos, cómodos y abrigados.